LOCALIZACION

 

Desde el 3 de enero de 1959, Alaska forma parte de los Estados Unidos de America, siendo el estado número 49. Alaska se encuentra situado en el extremo noroeste de América del Norte, con capital en Juneau. Fue el penúltimo en incorporarse a los Estados Unidos, así sustituyendo a Texas como más grande de la nación. Tambien Alaska es conocido con el nombre de "La última Frontera".

Se halla rodeado por los océanos Ártico y Pacífico, comparte frontera con Canadá, y está separado de Rusia por el estrecho de Bering.

Las coordenadas geograficas de Alaska son

Latitud: 54°40'N a 71°50'N

Longitud: 130°O a 173°

Alaska es uno de los dos únicos estados, junto a Hawaii, que forman Estados Unidos que no limita con otro estado del país. También tiene más costa que todos los estados estadounidenses juntos y es el estado más grande del país con una superficie total de 1.717.854 km².

Otro de los hitos del enclave estadounidense es el monte McKinley, la cima más alta de toda Norteamérica con 6.194 metros de altitud. Su capital, Juneau, aunque está situada en tierra firme del subcontinente norteamericano es inaccesible por tierra, ya que ninguna carretera conecta Juneau con el resto del sistema de autopistas estadounidense.

El estado está rodeado por el territorio de Yukón y la Columbia Británica, Canadá al este; el golfo de Alaska y el Océano Pacífico al sur; el mar de Bering, su estrecho correspondiente y el mar de Chukchi al oeste; y el mar de Beaufort y el Océano Ártico al norte. Alaska está dividida en tres grandes regiones: las montañas del Pacífico, el interior y la zona ártica septentrional.

Las montañas del Pacífico ocupan toda la costa meridional, mientras que en la región interior se extiende el río Yukon junto a sus afluentes en unas vastas mesetas. La zona ártica septentrional, por su parte, está ocupada por la cadena de Brooks. Anchorage, ubicada en las coordenadas 61.2 grados Norte (Latitud) y 149.9 grados Oeste (Longitud), la han llevado a ser el centro de operaciones más importante del mundo sobre cargas aéreas. Dos de los puntos más importantes de la geografía de Alaska son las Islas Aleutianas y el Parque Nacional de Denali.

Las Islas Aleutianas se hicieron tristemente célebres por ser sede de la propia Batalla de las Islas Aleutianas que tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial. El archipiélago posee una superficie de alrededor de 37.800 km², siendo la mayoría parte de Alaska y el extremo oeste es zona rusa. En este archipíelago, donde destaca la isla de Unalaska, viven cerca de 16.000 habitantes, siendo la mayoría esquimales aborígenes.

El Parque nacional de Denali es una de las zonas vírgenes más importantes del continente, con una superficie de 24.585 km². En él pueden encontrarse todo tipo de ejemplares de la flora y fauna del estado como el carnero de Alaska, el caribú, el alce, el oso grizzly o el lobo.

El clima presenta diferentes tipos, según la región. La costa occidental posee un clima oceánico, mientras que el resto del estado presenta un clima continental y ártico. Taiga en Alaska. En Juneau, la capital, y en la mitad sureste el clima es oceánico, mientras que es ártico en la mitad norte. En general, esta zona es la más húmeda y cálida, a la vez, de Alaska con suaves temperaturas en invierno y altos niveles de precipitación a lo largo del año.

El clima de Anchorage, la ciudad más poblada de Alaska, y de la parte central y sur del estado es suave debido a la proximidad del mar. El clima del oeste de Alaska está determinado por el mar de Bering y el golfo de Alaska. En el suroeste se da un clima subártico oceánico y en el norte es subártico continental. El clima en el interior de Alaska es verdaderamente extremo. Algunas de las temperaturas más cálidas y frías tienen lugar en el área de Fairbanks. Los veranos pueden albergar hasta 30 °C, mientras que en invierno las temperaturas se desploman hasta alcanzar -20 °C. Las temperaturas máximas y mínimas históricas registradas en Alaska se dieron en el interior. Las máximas alcanzaron 38 °C en Fort Yukón. Por otra parte, la temperatura mínima más baja de Alaska se produjo el 23 de enero de 1971, con -62 °C en Prospect Creek. Gunter Weller, director del Centro Fairbank para Investigación del Cambio Global y de Investigación del Sistema Ártico, de la Universidad de Alaska, aseguró que las temperaturas medias en Alaska han subido tres grados centígrados en 30 años, y aproximadamente el doble en invierno. Las autoridades estatales están alertando del más que probable efecto que el cambio climático tendrá sobre la seguridad ciudadana. Un ejemplo de ello son las carreteras estatales, que discurren sobre el permafrost, que se está descongelando velozmente. El oleoducto trans-Alaska, que utiliza soportes verticales, está viendo mermada su estabilidad sensiblemente.